viernes, 30 de mayo de 2008

Un paseo por Dublin (cuarta parte y parece que definitiva)

Hola a tod@s de nuevo,

Como todos sabréis, ahora mismo ya no estoy en Dublín City si no que por causas laborales me encuentro en la República Popular de Cork. Por tanto, he tenido que cambiar el título del blog (original ahora, no?) y mantengo el nombre tal cual. Igual algún día vuelvo a Dublín así que tengo que mantener el nombre del blog (por si ascaso, como buen gallego).

Este nuevo post va dedicado a mis últimas andadas por Dublín y alrededores. Éste engloba diferentes paseos por la ciudad, alrededores y alguna que otra curiosidad.

Comenzamos con la calle O'Connell, prácticamente la calle principal de Dublín y paralela a la calle de mi antigua casita (sniff sniff). Esta contiene un montón de tiendas, grandes almacenes librerías, locales de comida rápida, taxis, autobuses, policía, borrachos, yonkis,.... Destacar que estos últimos son increíblemente amables. En España si no les das un euro, igual te mandan a la mierda. Aquí educadamente te dan las gracias. Otros directamente te amenazan con una jeringuilla (pero esto no se lo leáis a mi madre que igual le da un chungo...). Mamá, tranquila, a mi no me pasó.

En esta calle se sitúan también dos grandes elementos (por llamarlos de alguna manera): la General Post Office y el Spire.

La GPO fue el lugar donde sucedieron los hechos del levantamiento de Pascua de 1916. Aquí leyeron la proclamación de independencia J. Connolly y los demás cabecillas del levantamiento, entre los que andaba Michael Collins (Liam Neeson, no eh?). De hecho, si te acercas a las columnas, puedes ver algún que otro agujero de metralla. La foto no es que sea una maravilla pero es que me sentí tan guiri que la tomé muy rápido. Además, estaba pendiente de que ningún autobús pasase por delante.

Un poco más adelante se encuentra el Spire, la gran aguja de Dublín, también llamada Monumento a la Luz. Se trata de una gran aguja de unos 120 metros de acero inoxidable. Esta se encuentra justo donde la columna dedicada al almirante Nelson estaba ubicada. Esta columna fue volada por una bomba del IRA en 1966. En la foto (fatal tomada por cierto), es el peazo de palito que se ve al fondo. Delante, una estatua dedicada a no se quién. De hecho, si os fijáis, podéis ver la GPO a la izquierda.

Siguiendo el río Liffey hacia su desembocadura, podemos pasar por debajo del puente del DART (Dublin Area Rapid Transit), el tren de cercanías de Dublín. En la toma, justo en el momento de paso. La verdad es que es muy chulo el tren este, te lleva a muchos sitios y ves muchísimos paisajes.

Un poco más adelante, casi al lado del puente del DART, encontramos la Custom House (Casa de la Aduana), de 114 metros de longitud (ya en otro paseo). Esta fue absorbida por un incendio de 5 días de duración en 1921 durante la Guerra de Independencia y ha sido restaurada en diferentes ocasiones. La toma es durante la noche, con el reflejo de las luces y de la fachada en el río. Esta sí que es una buena foto (por lo menos para mi gusto). Quizá un poco torcida... Se le aplica Photoshop y punto.

Al volver de la Custom House, quise hacer una toma de uno de los típicos autobuses de dos pisos azules y amarillos de Dublín, pero conseguí un efecto bastante cómico. En la toma podemos ver un montón de coches aparcados y un objeto gigante en movimiento, que se supone que es el autobús. Es lo bonito de hacer las fotos sin flash.

Mas cositas para contar. En uno de los días de lectura en St. Stephen's Green, el polen de los árboles comenzó a caer sobre mí. Cuál fue mi sorpresa al ver que dicho polen es muy parecido a las moscas que me hago para poder ir a pescar. No me digáis que no son muy parecidas. Yo diría que es una efémera...

En uno de los fines de semana libres (o sea, cualquiera mientras estuve en Dublín), me fui a visitar a un amigo de mi hermanita & "brother-in-law" de Barcelona. El y su familia viven en Dalkey (y no Dalky, la copa de nata de Nestlé). Un pueblo precioso, con diferentes castillos y unas vistas preciosas. Pena de no tener fotografía alguna (de aquella me acababan de comunicar que me cogían en la empresa X y me emborraché a pintas de Guiness).

Días mas tarde, decidí irme con grata compañía al pueblo de Bray, al sur de Dublín y colindante con el condado de Wicklow. Recorrimos a pié la distancia entre Bray y Greystones bordeando la montaña y vislumbrando una cantidad de paisajes preciosos como el de la fotografía. Que alegría me llevé cuando toqué tojos!!! TOJOS! Están preciosos en flor!

Aquí está el menda lerenda con mi preciado gorro parisino (su historia tiene el gorro) en el paseo de Bray. Destacar que aquí muchas playas no tienen arena, tienen pedrolos (para los no galego-falantes, pedruscos o rocas). En la foto se pueden apreciar algún que otro menhir como los de Obelix.

Esta toma... bueno, no tengo palabras. Para una que salgo más o menos bien..... En mitad del camino hacia Greystones. Una preciosidad de sendero.

Y no me queda mucho más que contar sobre Dublín. Las cuatro cositas que me quedan por contar de mi "antigua" ciudad las incluiré en un post de curiosidades varias que estoy preparando, y que merecerá la pena visitar (os lo aseguro, os adelanto que la mejor forma de aprende inglés es mediante cagadas).

Este último fin de semana de Mayo tengo bank holiday (lunes festivo), así que podré sacar muchas fotos de Cork y ponerlas en el blog. De hecho, tengo que empezar a poner cositas de aquí, no hago más que poner cosas de Dublín!! No tiene sentido!

Saludos y que la fuerza os acompañe!

domingo, 25 de mayo de 2008

Pero qué bonita es la vida....

Domingo por la noche. Acabo de llegar de Dublín tras un fin de semana duro. 2 viajes entre Cork y Dublín en autobús, de 4 horas de duración cada uno. 2 noches sin apenas dormir. Disfrutando Eurovisión desde Irlanda y apoyando al Chikilicuatre de la compañía de nueva gente.

Durante el viaje de ida iba pensando en cómo es la vida, cómo me ha cambiado todo en cuestión de 2 meses, lo duro que me ha resultado y lo bonito que es ver que las cosas han salido. Una nueva vida, un trabajo nuevo, nuevas amistades, nuevos errores, nuevas sensaciones. A medida que el autobús avanzaba hacia Dublín, mi cara esbozaba una sonrisa que se crecía a cada kilómetro recorrido. Muchas cosas he vivido durante estos dos meses.

Hoy en el viaje de vuelta esa sonrisa se iba apagando poco a poco, a cada kilómetro que pasaba, se iba desvaneciendo de mi cara. Mientras miraba por la ventana, me daban ganas de llorar. Por todo lo que había vivido este fin de semana, por todo lo que había pasado durante estos dos meses. Decía adios a la ciudad que me acogió, a la gente que me trató, que me mantuvo bajo su regazo duranto este tiempo.

Y pensaba en estas 3 últimas semanas. Y solamente puedo resumirlas en un capítulo de un libro, el número 7.

"Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua."

Y mientras escribo estas líneas, hablo con mi hermana mayor, que me ha estado apoyando en toda esta aventura con todo su corazón. Y no puedo evitar romper a llorar en el silencio.

Por todas las sensaciones que estoy viviendo, por todas las cosas que me están sucediendo. Es posible que se me esté haciendo grande, es posible que no pueda con todo. Pero todo esto me está ayudando a crecer como persona, tanto lo bueno como lo malo.

Pero qué bonita es la vida, joder!

domingo, 18 de mayo de 2008

Tanto protestar....

... que al final ya está solucionado lo del nombre del blog. Ale, todos contentos.

Saludos desde Cork (ya medio establecido).

Seguiremos informando.

jueves, 15 de mayo de 2008

Segunda visita fugaz a Cork

En esto que están un irlandés, un polaco, un turco y un español en una casa de Cork y ............................................

Realmente este es el final, pero es que me hacía coña empezar el post como si fuese el típico chiste.

Martes 13 de Mayo

Después de pasar un lunes tirado en cama con dolor de todo debido a no se qué tipo de sustancia/virus/ameba, el martes ya recuperado decidí irme a Cork de nuevo, en este caso no para hacer nuevas entrevistas si no para buscarme una habitación donde dormir y residir durante mi estancia en tal maravillosa ciudad.

El día comenzó recibiendo la carta del PPS number (ya puedo currar en Irlanda) y un aviso de la oficina de Post (Correos en Irlanda) con un paquete. Dicho paquete era el contrato y chorropotocientos mil (o más) papeles acerca de seguros, pensiones, bla bla bla. Allá me voy a la estación de Dublín Heuston para coger el tren de la 1pm. Destacar mi mal estado estomacal (solo para anticipar eventos).

Ya en Heuston, tras coger el tranvía, intento comprar un billete y me dicen que cuesta 60€ (casi me da un infarto). Que lo coja por Internet que me sale por 33€ (hijos de ...) Allá me voy al ordenador de Internet de la estación y cuando intento comprarlo, me dice que no puedo, que no se puede comprar un ticket a menos de 30 minutos de la salida del mismo (eran ya las 12:35). Total, para el de las 2pm.

Estando yo sentado esperando en un banco, mi estomago decide que no puede mucho más en ese momento. Y descubro que para poder evacuar ese malestar en un recinto apropiado, tengo que pagar 30 centimos y pasar por el maquinillo como si fuese un autobús (increíble!). Por supuesto, le saqué provecho....

De vuelta, me compro un sandwich y una Coca Cola. Clavada de 8€ (aquí uno se arruina con estas cosas). Me monto en el tren e inicio el largo trayecto de 3 horas. Unos paisajes preciosos!

En Limerick Junction (cambio de gente al tren de Limerick), se sube un paisano de lo más peculiar. Un hombrecito de unos 70 años, medio calvo, pelo blanco, camisa de cuadros rojo y manga corta, pantalones cortos estilo NBA tipo cutre (y que le quedaban como si llevase 10 tallas más), zapatos marrones rotos y por supuesto, calcetines blancos hasta la canilla. De risa.

En la parada de Mallow, el hombre que está en frente de mi en el asiento comienza a hablar conmigo. El señor, de unos 60 años, me pregunta que qué hago, adonde voy etc. Y así comienza una bonita amistad entre el señor John McKenna y yo.

Me estuvo explicando cosas de la ciudad, sobre los pisos, zonas seguras. Explicando cosas sobre las "taxes", papeleos, bancos... El señor muy muy majo, este sí es un autentico irlandés y su amabilidad innata. Cuando llegamos a nuestro destino (Cork), me dice que le siga, que me va a ayudar. Pues con él me eché una hora y media: me llevó a la oficina de turismo, preguntó por horarios de autobuses para el Business Park (mi futuro trabajo), me dió datos de un chico amigo de su hijo que también trabaja en la compañía X, me dió su email, su teléfono. Estuvo enseñándome las calles principales de Cork, los edificios a los que tenía que ir. Qué debía o no debía hacer. El Grand Parade, St. Patrick's St, Oliver Plunkett St.... Luego, comentó cosas sobre albergues, que me quitase el carnet de albergue, que fuese a Londres al albergue de al lado de St. Paul's, .... finalmente, ni siquiera aceptó mi invitación a un café que tenía prisa el hombre.... No os parece increíble? Desde aquí, mil gracias John!!!!

Una vez acabado el "tour de Cork", me voy a visitar el primer piso (ya había llamado a unos cuantos pero no me cogían, bien por estar ocupada, bien porque pedían chicas...). 35 minutos andando desde el centro de la ciudad. Finalmente llego, entro en la casa, y el landlord irlandés me la enseña. Él es el dueño de la casa y alquila las 3 habitaciones restantes a otra gente. Es una buena manera de pagarse la hipoteca no?

Me gusta, un poco guarra pero necesito una habitación cerca del autobús al aeropuerto (20 minutos desde casa). Tenemos cerca 3 supermercados, 2 pubs y una farmacia. Lo esencial, vamos. Finalmente, me la quedo.

Más tarde, ya arreglando y ordenando las pocas cosas que llevaba encima, llegan los dos nuevos compañeros. Un polaco y un turco. Buena gente.

Ya echo polvo a la 1am, me meto en cama a intentar dormir tras la larga aventura durante todo el día.

Miércoles 14 de Mayo

No duermo una mierda. ¿Por qué coño no existirán las persianas aquí? Porque mira que hace claridad por las mañanas. Me levanto a las 7. Me ducho en la ducha eléctrica (si, si... eléctrica... pulsas un botón y voilá!). Desayuno y salgo a por el autobús al aeropuerto. Lo cojo a las 8:10am. Me voy a la compañía X para preguntar cosas y para saber si llegaré a tiempo con dicho autobús.

No hay ni Dios. Pero por lo menos sé que llego a tiempo (8:25am). Total, que decido irme al centro de la ciudad para gestionar el resto de cosas: cuenta bancaria y "tax credits" (algo así como el papel este que te dan a final de año de retenciones si eres soltero, bla bla bla...).

Problema: necesito hablar con X. Total, me voy a la Biblioteca a Internet. Cerrada hasta las 10am. Y eran las 9 y algo. "Po" vale, de ruta turística. Me compro un callejero en la oficina de turismo. Busco el banco que quiero. Me compro unos bolis en el todo a 2€ (aquí ya es más que 1€). Luego a la Biblioteca, gestiono las cosas con RRHH y me voy a abrir la cuenta bancaria.

Y aquí empieza la odisea. Entro al banco MANOLO y le digo que quiero abrir una cuenta bancaria. Me dice que muy bien, que si, que le presente los papeles. Pero me dice que le falta prueba de residencia. Le doy una carta firmada por mi landlord. Pero no le vale, tiene que ser una factura con mi nombre o algo así. Total, que no me la hace.

Cruzo la calle y veo otra sucursal de MANOLO . Con dos cojones, me voy a ver si allí me la hacen. Empiezo a gestionar, les enseño los documentos, me rechazan la carta del landlord, pero.... parece que sí va adelante. Y así fue. Increíble pero cierto. Mismo banco, dos sucursales distintas, dos respuestas diferentes. Así es el mundo de la apertura de cuentas en Irlanda.

Luego, me echo unos 90 minutos intentando encontrar la Tax Office. Preguntando a mil personas (destacar que uno de ellos hasta cogió su movil y llamó a sus amigos para preguntar y todo). Total, la encuentro finalmente. Y descubro que estaba al lado de la biblioteca... Kagüentodoloquesemenea!

10 minutos de gestiones y decido que mi día de Cork se acaba. Me voy a la estación de autobuses a esperar al bus de las 2pm (eran la 1pm). Algo de beber, y ayudo a unos viejecitos a que llamen desde una cabina (tal cual parecía que nunca habían visto una, en serio... se quedaban mirando el aparato con la moneda en la mano para ver qué hacían). La señora hasta me pareció que tenía un piercing en la nariz. Aunque igual era un moco... imaginaciones mías.... estoy demasiado cansado.

En el bus, 4 horas y media de trayecto. Se ven paisajes preciosos, como por ejemplo estas fotos que os pongo. Que sepais que en Irlanda... HAY TOJOOO!!!! (aquí es "gorse")


Esta es de la ciudad de Fermoy, a la hora o así de salir de Cork. Tiene un río precioso... pena de no tener una caña.


Atravesamos multitud de sitios: Cahir, Cashel o Port Laoise, esta última población con su prisión de máxima seguridad y su super psiquiátrico. Palabras textuales de la guía: "A menos que al viajero le falte un tornillo o haya cometido un asesinato, no tendrá mucho que hacer allí" ("Irlanda", Lonely Planet). Yo es que me parto...

Finalmente, a las 6:30pm llego a casa y me tiro en cama tras una buena ducha de agua caliente....

Seguiremos informando!

lunes, 12 de mayo de 2008

Y por fin...

... tenemos trabajo!!!! La maravillosa entrevista con la empresa X ha dado sus frutos y esta semana emigraré a Cork a buscar piso/habitación. Ya os comentaré que tal ha ido todo y como serán mis días de trabajo.

Un saludo, y que la fuerza os acompañe!

martes, 6 de mayo de 2008

Visita relámpago a Cork

Hola a todos de nuevo,

Como algunos sabréis, el viernes me he tenido que ir a Cork a una entrevista relámpago con la empresa X (mejor no poner el nombre), ya que el día anterior tuve una entrevista telefónica con ellos y me pidieron que fuera el viernes para allí. Aunque suene muy positivo, no hay que hacerse ilusiones, ya que supongo quieren cerrar el proceso selectivo esta semana que entra y según dijeron ya habían hecho otras entrevistas, por lo que debí de ser el último tras ver mi CV la semana pasada.

Pues allá me fui a las 6 y media de la mañana al aeropuerto, un tanto dormido a causa de no disponer de horas de sueño, por culpa de una mierda de alarma del Credit Union que hay debajo de casa. No paró de sonar en toda la noche, lo cual hizo que estuviese a punto de bajar con una escoba a dar de ostias al local.

Recién llegado al aeropuerto tras 30 minutos de intenso vuelo con Ryanair (y una música final muy cómica que anuncia que este vuelo ha llegado en hora, y que el 90% de los vuelos de 2007 llegaron en hora), decido re-desayunar ya que eran las 9 y media de la mañana. Sándwich de nosequé y capuccino: 7,95€ Toma sablazo! Y tuve que esperar allí tirado hasta las 11, hora que decidí investigar donde estaba el edificio de X en el Business Park, justo al lado del aeropuerto (la entrevista era a las 12pm)

Bendito el momento que decidí coger un taxi para ir hasta el edificio. Así me monto, le digo que quiero ir a Avenue 5000, en Business Park. Y su contestación entró y salió por mis oídos. “Sorry?” le espeto. “Nothing… no problem”. A saber que carallo dijo. Nada más salir, arrancada en el parking, tomando la rotonda a unos 80km/h. Destacar la música estilo “Camela” que nos acompañaba. Así todo el viaje, tipo Carlos Sainz y su Toyota Corolla. Siguiente rotonda, a 100Km/h. Y lo peor es que, como estoy acostumbrado a tomarlas por la derecha, y este jíbaro las tomaba por la izquierda, …. Pues iba un poco acojonado, hasta tal punto en que pensé que nos espetábamos el gran ostión.

Llegados al Business Park tras 5 intensos minutos en que vi cómo mi vida corría peligro, me deja delante de la puerta de X. Le pago, y el muy h… p… me pone la música “Camela” a todo volumen. Abro la puerta, y media oficina de X que estaba fumando a las puertas me mira. Dios…. Que vergüenza! Menos mal que tenía 50 minutos más para irme de allí a dar una vuelta y ver el park antes de la entrevista, que era a las 12pm.

Allá me voy a dar un paseo y acabo en una parada de autobús. Me siento para hacer tiempo. Hasta tal punto de aburrimiento que le quito fotos al suelo y a las colillas de tabaco. Un coñazo de espera. Por fin, me da la hora. Me voy hacia la oficina leyendo mis papeles con preguntas típicas de “Por qué quieres trabajar en X?”, “Qué puedes aportar?”, “Donde te ves en 5 años?”, “Cómo convencerías a una persona que tiene un punto de vista diferente al tuyo?”. Petardadas. Total, que leyendo iba y me cruzo con un chico. “Are you all right?” … “Sorry?” … “Are you all right, man?” “Oh, yes… thank you”. Se pensaba que estaba perdido. Esto sí es auténtica amabilidad irlandesa. En Dublín esto ya no es común, que curioso….

Y llego a X. Entro por la puerta y ya me sale el jefe. “Alex?” y yo “Hola!” Bien empezamos si hablamos castellano y no inglés. Me lleva por el edificio comentándome sabe Dios qué…. Menudo acento! Y yo… “OK, OK!” “No problem” “It’s all right”. Total, me lleva a una sala y me dejan solo 10 minutos. Me aparece el chico español y empezamos a hacer la entrevista técnica en... español! Que alegría por dios… Luego llegó su colega Mike y se fastidió el tema… No importa, mejor así.

La parte técnica muy bien, me quedé muy contento. Luego me dejan otros 10 minutos solo. Llega la chica de Human Resources. Ale, más preguntas tontas del estilo anterior…. “Por qué quieres trabajar en X?” Porque me hace falta pasta, no te jode… por qué va a ser… en fin… otros 10 minutos solo.

Llevaba ya 1 hora y media de entrevista. Ya estaba cansado, entre el no dormir, los vuelos y el inglés. Y me llega el jefe. Redios con el acento de Cork!!!! Primera pregunta que me espeta, y no se lo que me dice. Me la repite hasta tres veces. Y me dice al final “es que soy de Cork, hablamos muy rápido” Lo sé lo sé… se nota…. Y así toda la entrevista con el, montón de preguntas de “secta americana” y montón de “Sorry? I didn’t understand you”. En fin… contento me quedé pero fue muy duro.

Lo peor… salí a las 2 de X, me voy al aeropuerto y me como (por mis santos cojones) una hamburguesa de carne irlandesa con pan casero y patatas fritas (ay, como las echaba de menos!!!!) junto por supuesto con una pinta de Murphy’s (destacar que la Guiness es la cerveza negra de Dublín y la Murphy’s es la negra de Cork). Friolera de 16€ por todo. Doloroso. Sumémosle el café Capuccino de 3€ por aquello de espabilar durante las 3 horas que me quedaban para coger el vuelo de vuelta a las 5 y media.

A punto de quedarme dormido en un banco… muerto de asco. Al menos, los niños que pasaban por allí me hacían reír. Son todos iguales a Madeleine… ojos azules y pelo rubio. Finalmente, me voy a la puerta de embarque. Mi check’nGo de Ryanair no funciona. Alaaaaaaa, abajo a Ryanair. De allí me mandan al Servisair. Y allí me dan una tarjeta nueva… me marean…. Embarco, me tengo que quitar el cinturón para el detector de metales, me caen los pantalones y los agarro como puedo… una odisea.

Y esperar de nuevo. Lo mejor del viaje de vuelta, las fotos aéreas y el vídeo del aterrizaje. Estas dos fotos son de Dublín, la primera de ellas de la ciudad, y la segunda una toma cercana de unos campos de hierba. No me digáis que no se parece a Galicia....



Y este es el video del aterrizaje. Fijáos en el bote que pegamos cuando toma tierra....

video

Llegado al aeropuerto, veo el autobús llegar. Menos mal… me subo al segundo piso y me doy con la cabeza en el techo. Problema de los altos, es lo que tiene…. Llego a O’Connell Street y me voy a buscar a mi compañera de piso que sale a la hora que llegaba. 6:45 pm. Pillo la piltra a las 10 y me quedo en los mundos de Yupi………

Os mantendré informados estos días de cómo va todo..

Un abrazo y que la fuerza os acompañe!!